Faltó Corea del Norte

fotonoticia_20160511164509_380_042_628_024_000

El trabajo parlamentario andaluz sigue su curso con escasas novedades. El foco informativo está puesto ahora en las nuevas elecciones generales y en esas circunstancias estaremos hasta el 26J y más allá. Sin embargo, esa convocatoria electoral tiene mucho que ver con esos pocos cambios que se han producido en la Cámara autonómica, especialmente por la patada al tablero que hemos dado las fuerzas políticas que hemos decidido concurrir juntas.

Vaya nerviosismo, qué tensión… por los largos pasillos y las galerías de este edificio hemos pasado de una “preocupación” sin límites por el futuro de Izquierda Unida en los días que precedieron al acuerdo para la confluencia, al odio desatado desde que se firmó.

Vamos de la sorpresa a la perplejidad. En los últimos días la palabra “comunista” se ha oído más en la tribuna que en todas las legislaturas anteriores juntas. Los argumentarios rezuman odio, pero en realidad mal disimulan un miedo formidable a las expectativas crecientes generadas por la apuesta conjunta suscrita por IU, Podemos, Equo y otros grupos sociales y políticos. Una variable que no estaba controlada, y que vuelve patas arriba las aburridas previsiones de repetición casi mimética de resultados augurada en las encuestas tras la imposibilidad de formar gobierno.

Y claro con este panorama, todo el mundo se quita la careta: El PSOE, el PP y… Ciudadanos! Estos últimos con una saña impropia para una formación que pretende consolidar su puesto en el panorama político de forma aparentemente incolora e inodora. La fobia comunista al parecer ha despertado a Ciudadanos del sopor en el que viven sus diputadas y diputados desde que se estrenaron en el Parlamento andaluz. Se atisba pues, al fin, un destello de energía que bien enfocada, podría servir a este grupo parlamentario para empezar a presentar iniciativas concretas, con propuestas que los definan en algún sentido, y que sirvan para algo, más allá del bucle de pasividad y equidistancia que los ha colocado, no en el inexistente centro, sino en mitad de ninguna parte.

Del bipartidismo poco que decir que no imaginen. Aunque en este pleno no se ha hablado de Corea del Norte –quedando vacío vértice del triángulo que ocupa junto a Venezuela y Cuba- hemos llevado nuestra ración habitual de política comparada versión PP, junto a la que nos dispensa el PSOE de publirreportajes variados de todas las Consejerías. Por cierto, nuevas estrellas lucen en el firmamento de la bancada socialista. Lástima que el criterio sea promocionar a quienes más insultan, menos argumentan sus posiciones y más gritan. No cabe duda: Mario Jiménez ha creado escuela.

En fin, les dejo ya, que hay mucho que hacer para ganar unas elecciones y estar a la altura de las terroríficas expectativas que hemos generado en estos grupos parlamentarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s